Servicios
Centro Vitalissim


Cambia tu vida con PSYCH-K
   Kinesiología Emocional   
Guias emocionales
Tweeter!

Mitos y creencias sobre el amor (y IV)

Mitos y creencias sobre el amor

Mitos y creencias sobre el amor

Para finalizar la serie sobre mitos y creencias en relación al amor, no podemos dejar de comentar la sensación de plenitud y de absolutismo que provoca el hecho de sentirse enamorado y amar a otra persona. Ya es sabido que la emoción que provoca el enamoramiento es aturdidora y confusa, y creemos ver en nuestro enamorado/a virtudes, actitudes y comportamientos excepcionales, ideales, únicos en el mundo….. Esto puede ser motivo suficiente como para creer que por amor soy capaz de cualquier cosa y de tolerar cualquier hecho; si es así mal empezamos…..

MITO DE LA OMNIPOTENCIA : Creencia de que “el amor” puede con todo, el sentimiento amoroso está por encima del bien y del mal, y que en el “nombre del amor” se debe sacrificar, transigir o soportar determinadas actitudes. Este mito o creencia, aunque parezca fuera de lo común en pleno siglo XXI, es más frecuente de lo que parece puesto que se supone que si existe verdadero amor, no hay conflicto interno en la pareja que no se pueda solucionar. Es cierto que el amor recíproco, sano y emocionalmente equilibrado es una base suficientemente sólida para poder afrontar conjuntamente distintos problemas que puedan surgir en la relación, pero bajo ningún concepto podemos pensar que amarse es sinónimo de que la pareja funcionará por “secula seculorum”.

El amor, en sí mismo, es demasiado frágil y de nosotros depende promoverlo y para que eso suceda se tiene que alimentar con condimentos tan sencillos pero importantes como la comunicación, admiración, respeto, confianza, colaboración, ayuda, compasión….. El amor equitativo y mutuo -yo gano y tu ganas-. Si por algún motivo eres de los/las que das siempre y recibes poco, la ecuación de la equidad está rota, y por mucho que creamos que “la omnipotencia del amor” puede con todo, tarde o temprano descubrirás que la frustración y el desánimo se apoderaran de ti, para luego ver languidecer ese amor que no es el que tu deseabas. Por amor, no hemos de aguantarlo todo; tu me dices que me amas, pero yo sufro, me siento desdichado/a, sacrifico una parte de mi; tú me dices que me amas, y yo me siento libre contigo, sonrío cuando te imagino y soy independiente para tomar decisiones.

Amor sin sufrimiento, sin obstáculos, sin represiones; amar bien es enriquecerse conjuntamente, madurar y tener la capacidad suficiente para distinguir que el sacrificio, la culpa y la sumisión no son afines al amor.