Servicios
Centro Vitalissim


Cambia tu vida con PSYCH-K
   Kinesiología Emocional   
Guias emocionales
Tweeter!

Buscar Pareja: Afrontar las dudas(y VI)

 
 

Dudas
Dudas

Los cuentos y las películas románticas siempre acaban bien. Debería haber una segunda parte, aquella dónde el amor se va convirtiendo en duda….

La gran mayoría de las historias románticas se quedan en el inicio, el enamoramiento, donde todo es perfecto. Pero, ¿qué hay de la segunda parte?.. Esa dónde realmente empieza la verdadera historia de amor, la convivencia. ¿Qué hubiera pasado con Sally si se encuentra que Harry no cocina jamás? ¿Y Romeo? Si su Julieta roncara cada noche…., y los protagonistas de West Side Story, ¿hubieran sido capaces de afrontar conjuntamente visitas interminables al hospital?
Con el tiempo, y pasada la etapa de enamoramiento, comienza una nueva, mucho más cotidiana dónde la motivación inicial ya no es la misma, dónde las expectativas hacia la otra persona ya no son ilusorias, dónde la realidad ya no se distorsiona sino que es más real que nunca. La convivencia con el otro pone a cada persona en su sitio, y se hacen evidentes aquellos defectos que hasta ahora no representaban ningún problema. La pareja se encuentra con la realidad de los problemas diarios, con las responsabilidades conjuntas, con la rutina laboral y doméstica y con la diferencia de opiniones, entre otras cosas, acerca de la educación de los hijos, aunque éstos provengan de relaciones anteriores.
Es ,en este periodo, cuando la pareja comienza a experimentar más dudas sobre la relación que llevan. Preguntas como: ¿He hecho bien iniciando la convivencia con él/ella? ¿Seguro que no me he precipitado? ¿Realmente es esto lo que quería?
Son muchas las personas que albergan falsas creencias sobre la convivencia; una de las más extendidas es la idea de que vivir en pareja es sinónimo de vivir siempre enamorado. Cuando en realidad el establecimiento de un compromiso comporta un decaimiento del sentimiento inicial y con ello aparecen las dudas al añorar la intensidad de emociones del principio.
Es en este momento crítico, dónde, al aparecer las dudas acerca de la pareja, la relación y las expectativas de futuro, podemos confundirnos y abonar un terreno peligroso, el terreno del flirteo con una tercera persona. Como si de un dispositivo automático se tratase, nuestro cerebro elabora una especie de huida hacia lo añorado y perdido, y intentamos saciar nuestros deseos de emoción, de situaciones románticas y de pasión sexual con alguien nuevo. Puede tratarse simplemente de una aventura pasajera pero también puede darse el caso de optar por zanjar la relación actual para iniciar una nueva. Obviamente la experiencia gratificante con la nueva pareja durará el tiempo que tarde en llegar la cotidianidad.

“EL AMOR ES UN ARTE Y COMO TAL NECESITA DE CONOCIMIENTO Y DE TÉCNICA, ASPECTOS LOS DOS QUE SE DESARROLLAN CON LA PRÁCTICA” (Eric Fromm)