Servicios
Centro Vitalissim


Cambia tu vida con PSYCH-K
   Kinesiología Emocional   
Guias emocionales
Manuales emocionales
Tweeter!

Amores Tóxicos(II) – Cuando el amor roza el peligro (4a parte)

Amores Tóxicos

Amores Tóxicos

Hay una certeza que no podemos negar y es que a lo largo de nuestra vida, suceden cambios. Lo estático, lo perenne no existe, y no solo por que sería del todo aburrido, sino porque la única manera que tenemos de aprender es enfrentándonos a lo desconocido, al cambio, sea deseado o forzoso. Nuestra forma de amar también cambia, dependiendo a quien vaya dirigida y a nuestra experiencia pasada. El amor, por si solo, siempre es único, pero el cómo, el cuánto y a quién amamos varía a lo largo de nuestra existencia. Cuando nos sentimos amados nos es imposible pensar que podamos encontrar más sentimiento que el que conocemos; pero estás seguro/a que este sentimiento que recibes es amor? Sientes que es un amor confiado, equilibrado y saludable? No porque me amen significa que sea un buen amor………

EL AMOR DESCONFIADO. El perfil temeroso/desconfiado

Iniciar una relación afectiva conlleva bajar las defensas y dejar que el otro/a acceda a nuestros rincones más ocultos; mostrarse libre y sin máscaras es la única opción para desarrollar un encuentro sentimental con perspectivas de un futuro más formal. Pues bien, esto que parece tan obvio, para el perfil temeroso/desconfiado supone una imprudencia sentimental; su máxima podría ser “te amo pero no me fío, prefiero controlar porque sino te aprovecharás de mi”.

La persona con el perfil temeroso/desconfiado se caracterizan por dudar de sus sentimientos, por no identificar si el enamoramiento es tal o quizás debieran sentir otras sensaciones. Como si el enamoramiento supiera de entendimiento!! Todo lo pasan por la lógica de la razón, como si se tratara de seguir los preceptos marcados por cualquier libro de auto-ayuda. Acostumbran a poseer una visión negativa de si mismos/as combinado con un alto grado de desconfianza en los demás; este cóctel explosivo conlleva a que tengan ciertas dificultades para entablar relaciones sociales, a pesar que necesitan siempre de la aprobación de los demás para sentirse seguros de lo que hacen o dicen. La expresión de emociones no es su fuerte, es más, se sienten tremendamente incómodos/as ante las manifestaciones afectivas, y se defienden ante ellas con un bloqueo que deriva en distancia y frialdad expresiva.

Esta respuesta de inhibición emocional es debida a su propia auto-imagen de desmerecimiento de afecto, y escogen mostrarse ante los demás con una actitud de autodefensa. A pesar de su necesidad de amar y ser amado/a, sus intenciones de conseguirlo fracasan cuando pasa un tiempo prudencial de relación; no solo desconfía de los sentimientos de su pareja, sino que continuamente cree sentirse amenazado/a ante cualquier crítica que se le pueda hacer a su conducta. El temor a sentirse rechazado les provoca un intenso estado de ansiedad e inquietud, por lo que se sienten incapaces para comprometerse o implicarse en planes de futuro.

Adentrase en una relación afectiva con un perfil temeroso/desconfiado implica, en muchos casos, adentrarse en una relación de vacilación amorosa continua y de posibles afectos frustrados a medio plazo.  Algo así como :”Te amo pero no soy capaz de soportarlo”.