Servicios
Centro Vitalissim


Cambia tu vida con PSYCH-K
   Kinesiología Emocional   
Guias emocionales
Manuales emocionales
Tweeter!

¿QUE NOS TRAE EL NUEVO AÑO?

Ya dice un refrán popular eso de “año nuevo, vida nueva“, y parece que nos lo creemos, puesto que la mayoría de personas en sus felicitaciones dicen frases como : que el año nuevo te traiga…, que este año consigas tus deseos, que en este año encuentres la felicidad, que en este año te llegue salud, dinero y amor…. y tantas otras, como si el nuevo año fuera el genio de la lámpara y nos concediera todo lo que deseamos sin esfuerzo ni aprendizaje alguno.creencias, aprendizaje, salud, dinero amor, motivación, actitud, reacción, responsabilidad, aceptación

Pues no es así. Un año nuevo no es más que la constancia del paso del tiempo, un ciclo que finaliza con el año que concluye y un tiempo que se nos concede con el año que comienza. En nuestras manos está hacer un buen uso de este tiempo puesto que no sabemos si tendremos más oportunidades para gozar nuestra existencia. No quiero ponerme trágica, en absoluto, pero quizás, ahora que iniciamos un nuevo trayecto, sería el momento de reflexionar sobre los errores pasados y preguntarnos el motivo, la actitud, la reacción, la acción y el resultado que obtuvimos. Si aún ahora creemos que fue lo correcto y nos sentimos bien, aunque el resultado no era el esperado, es posible que seamos el perfil de persona tipo E (egocéntrico/a) aquel que siempre lo hace bien y que los demás y las circunstancias son las causantes de todos sus males. Si después de la reflexión admites que tú fuiste el responsable del resultado obtenido, y que cambiando ciertas actitudes y pensamientos obtendrás, seguro, un resultado mejor, eres el perfil de persona tipo EE (evolucionado emocionalmente), aquel que empieza a sospechar que el auto-conocimiento es base indispensable para garantizarte una existencia más fructífera, agradable e incluso más feliz.

La celebración del año nuevo es curiosa, puesto que ponemos expectativas en lo que vendrá, siguiendo con nuestro programa mental de centrarnos más en el futuro que en el presente, y pensando (en vano) que lo peor del año que agoniza no se vuelva a repetir. Gran desilusión cuando llegamos a mitad de año y comprobamos que aún tenemos los mismos problemas, que seguimos sin suficiente dinero, que el trabajo nos hastía, que la familia nos agobia y que los planes que teníamos reservados deben posponerse hasta… otro año.

Si sigues haciendo lo mismo, quejándote de lo mismo, actuando de la misma forma, rodeándote de las mismas personas, reaccionando ante las mismas situaciones, soportando y resignándote, sin objetivos que te motiven, frustrada/o por el trabajo que realizas, con miedo ante los cambios, dejándote llevar por tus emociones, no gestionando un tiempo dedicado a ti y no te ocupas de ponerle solución, ¿qué te hace creer que este año será diferente al anterior?